Acta de Incidencias, Comisión de Respeto, 22 de mayo de 2011, 2.30 h.

Hubo mucha gente en estado ebrio que causó altercados, lo que provocó malestar en la convivencia. Por nuestra parte, decidimos entablar conversación con estas personas para tenerlas más controladas.
Los altercados se produjeron tanto en los accesos a la plaza como en el interior de la zona de acampada con pequeños grupos radicales. Se envió pequeños grupos de la comisión de Respeto para entablar conversaciones con ellos. Por suerte, todo el mundo entró en razón en poco tiempo, por lo que no se produjo ningún acto violento.
En varias ocasiones se medió con personas dedicadas a increpar a varios medios de comunicación.
Hubo un altercado ajeno a la manifestación en el que un hombre intentó suicidarse. Decidimos entonces movilizar a las personas para que parte del grupo trabajara en la plaza y evitara la confusión, y la otra despejara las calles para facilitar el acceso a la ambulancia y a los policías.
También hubo constantemente grupos encargados de controlar a la gente que se subía a los andamios, por el riesgo que esto implicaba.
Principalmente, hacemos un llamamiento a la razón, a la concienciación, al espíritu de convivencia y, sobre todo, al respeto para todos.